VoVe Noticias Tucumán

El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Pais

Inédita condena por violencia de género entre mujeres en Neuquén

La jueza Sofía Vallejos Rodríguez fue condenada por la Justicia por violencia de género. Ahora, tiene vigente una prohibición de acercamiento hacia las víctimas.

 Un año después de que las empleadas del Juzgado de Faltas del Municipio de Plaza Huincul (Neuquén) denunciaran sufrir violencia laboral, la jueza Sofía Vallejos Rodríguez fue condenada por la Justicia por violencia de género. Ahora, tiene vigente una prohibición de acercamiento hacia las víctimas.

A través de tres fallos inéditos, la jueza laboral Nancy Noemí Vielma entendió que las denuncias por maltrato contra Vallejos Rodríguez constituían violencia de género, tal como lo habían presentado las víctimas junto a su abogado.

“Es un precedente muy importante. Generalmente se pensaría que debería ser un hombre, pero en este caso una funcionaria mujer ejercía violencia laboral contra otras mujeres”, explicó a LM Neuquén el abogado de las víctimas Omar Pérez.

Las víctimas, que entraron a trabajar entre 2015 y 2016, sostuvieron que el maltrato hacia ellas comenzó principalmente después de que la secretaria del Juzgado renunciara por la violencia que sufría. De los fallos se desprende que la jueza se dirigía a las trabajadoras como “inútiles” y “taradas”.

Dado que la única forma de removerle el cargo a la jueza de Faltas es por medio de un juicio político, le impusieron una prohibición de trabajar en el mismo lugar y horario que las víctimas.

“Fueron tres fallos inéditos en la provincia porque cuesta mucho enfrentar el poder. Es un caso típico de la Ley 2786 y las denunciantes siguen con miedo de que vuelva”, dijo Omar Pérez, abogado de las víctimas de violencia laboral

Además, remarcaba sus errores para humillarlas y las exponía, haciéndolas corregirse entre ellas. El ambiente de trabajo era tan hostil que las denunciantes confiaron tenerle miedo.

“Cuando me llamaba por mi nombre temblaba pensando ‘¿qué hice ahora?’”, confió en su testimonio una de las mujeres. Otra víctima sostuvo que Vallejos Rodríguez le cambió su tarea a cumplir en mesa de entrada y que debía estar parada toda la mañana porque no tenía ni silla ni escritorio.

El caso fue enmarcado como un tipo de violencia de género ya que la Ley 2786 abarca hostigamiento psicológico sistemático y discriminación.

Según las denunciantes, la funcionaria les decía que no podían quedar embarazadas y menos todas juntas. También, que le agradecieran que trabajaban y que ya no fueran unas mantenidas.

Desde abril del año pasado, la jueza está con certificado médico, por lo que no ha ido a trabajar. Durante el proceso, la mujer negó que el clima de trabajo fuera hostil y argumentó que, para ella, las denuncias tenían un tinte político.

“Fue central en este caso el testimonio de la anterior secretaria para desestimar que había un trasfondo político y que era violenta desde antes”, aseguró Pérez.

Fuente: LM Neuquén