El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Cine

Chucky cumple 30 años aterrorizando

Fue un rodaje con poco presupuesto, pero con mucha imaginación. Uno de los íconos del terror.

Debutó en el cine hace tres décadas y tuvo un rodaje con poco presupuesto pero mucha imaginación, que inició una saga. Y ya se viene, este año, la continuidad con una serie de TV.

Se trata de “Chucky”, y es uno de los iconos del cine de terror más importantes del siglo XX, aunque no todas sus películas hayan sido muy populares, afirma La Nación.

El personaje ganó fama a partir de que la saga “Childs play” mostraba cierto equilibrio entre la crueldad, el humor y la ironía. Por eso Chucky siempre será “el muñeco maldito” y en Argentina es Chucky: el muñeco diabólico.

A mediados de los 80, cuando el género de terror tenía una importante de la audiencia de los cines estadounidenses, el guionista Don Mancini estaba obsesionado con el poder que los avisos de televisión sobre los niños y cómo los urgía a consumir todo lo que veían en pantalla.

Se sabe que el muñeco está inspirado en una historia real. En 1896 un niño llamado Robert Eugene Otto recibió como regalo un muñeco de la empleada que trabajaba en su casa, en Florida, Estados Unidos, publica La República. Obsesionado con el obsequio, lo llamó con su nombre y nació una estrecha relación entre ambos. A tal punto que hasta sus padres empezaron a creer que su juguete era el confidente más cercano del hijo. Un día escucharon ruidos y desórdenes en la casa y preguntaron al menor por lo sucedido. “No fui yo, fue Robert”, respondió. Sin embargo, lo que no sabían era que la empleada que lo había regalado era de Bahamas, donde se practican el vudú y la magia negra. Por eso el muñeco fue a parar al sótano.

Pasó el tiempo, Robert se casó y se mudó a la casa con su esposa sin imaginarse los fenómenos extraños que guardaba el lugar. En 1972 fallece Otto y la esposa decide vender la casa. El muñeco fue llevado al Martello Gallery-Key y West Art an Historical Museum, donde se se exhibe actualmente.

Fuente: La Gaceta