VoVe Noticias Tucumán

El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Actualidad

Por primera vez en la historia una mujer dirigirá la CIA

Se trata de una espía que aplicaba métodos de torturas polémicos.

Captura web.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo un nombramiento histórico para llenar otro cargo que quedó vacante: por primera vez una mujer dirigirá la CIA, la principal agencia de inteligencia del país.

Se trata de Gina Haspel, de 61 años, que era hasta hoy la número dos de la agencia de inteligencia, a la que llegó en 1985. Conocida por su firmeza y su carácter, es una espía de carrera que actuó como agente clandestina y dirigió una prisión secreta en Tailandia en la que se empleaban cuestionados métodos de tortura durante los interrogatorios.

"Gina es una funcionaria de inteligencia ejemplar, una patriota que con más de 30 años de experiencia en la agencia. Es una líder probada con una capacidad misteriosa para hacer cosas e inspirar a quienes la rodean", dijo Pompeo cuando la nombró su número dos, hace apenas 40 días.

Haspel, que tiene amplia experiencia en el exterior, fue durante un breve período la jefa de una cárcel secreta de la CIA donde los sospechosos de terrorismo Abu Zubayadah y Abd al Rahim al-Nashiri fueron sometidos en 2002 a la técnica también llamada "submarino", según agentes de inteligencia en activo y retirados que hablaron bajo la condición de anonimato.

La ahora jefa de la CIA ayudó a cumplir la orden de destruir los videos de ahogamiento simulado. La orden provocó una investigación del Departamento de Justicia que culminó sin que se formularan acusaciones.

Haspel, que ingresó a la CIA en 1985, fue jefa de diversos puestos de avanzada en el exterior. En Washington fue subdirectora del Servicio Nacional Clandestino y del Servicio Nacional Clandestino para Inteligencia Extranjera y Acciones Encubiertas.

Cuando se la designó subdirectora de la CIA, varios funcionarios veteranos y el exdirector James Clapper la elogiaron, pero la Unión Americana de Libertades Civiles y otros defensores de los derechos criticaron la elección de una persona que participó del programa de interrogatorios con la técnica del submarino.