El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Gastronomía

Achilata: la mejor compañía para el verano tucumano

La gastronomía de la provincia tiene varias aristas y la achilata es una de ellas. ¿Cómo se la prepara?

Captura web.

La mejor solución para prevenir el calor durante el verano en Tucumán tiene nombre: achilata. ¿Qué mejor que un buen cucurucho de ese misterioso helado color fucsia y sabor tan particular? A medida que pasaron los años, se convirtió en el tradicional helado tucumano y, a turista que llega a provincia, se lo reta a probar el peculiar helado.

Según algunas versiones, su nombre proviene de la fonética de la frase “hay gelatta”, que pronunciaban los vendedores callejeros para anunciar que vendían helado. A pesar de que la receta es un secreto de cada achilatero, para prepararla con la receta tradicional se coloca hielo molido en recipientes y se los mezcla con granadina concentrada. Una vez que se logró una mezcla homogénea, se la coloca en tachos para ser consumida.

La calle Junín es una de las cuadras céntricas más conocidas por albergar a los mayoristas de golosinas, helados y cotillón. Julieta Gutiérrez trabaja en uno de los locales mayoristas y afirma que nunca pudo descubrir cuál es su verdadera receta. “Cuando llega la encomienda, pregunto cómo es la receta para hacerlo en mi casa pero se niegan rotundamente a decirme. Se vende una barbaridad, es impresionante. Ahora con el calor, las ventas aumentaron”, afirma la comerciante.

Por su parte, Un porteño en Tucumán es un blog de un autor que no devela su nombre en sus escritos y, en una de sus entradas, explica: "Si visitan Tucumán, tengan siempre dinero a mano para la achilata, sobre todo si les toca dar un paseo bajo el cálido verano tucumano". Una achilata en la Plaza Independencia puede llegar a costar entre $ 20 y $ 30 según el tamaño.

De esta forma, junto con la empanada y el sándwich de milanesa, la achilata se convirtió en un mito de la gastronomía tucumana. En estos días de calor, será el remedio salvador para que las siestas sean más amenas.