El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Historias

Tiene 78 años y hace 30 que trabaja en la puerta de la Escuela Mármol

Una tucumana se gana la vida vendiendo golosinas en la esquina de una escuela en Barrio Norte.

Foto: Vo-Ve.

El kiosko del vendedor ambulante es la típica postal en la puerta de los colegios y se repite en cada institución escolar del centro tucumano. En la Escuela José Marmol, ubicada en la esquina de Santiago y Virgen de la Merced, los alumnos pasan por el puesto de doña Petrona a comprar sus golosinas antes de entrar a clases.

Petrona Acosta tiene 78 años y hace más de 30 que trabaja vendiendo golosinas en la puerta de la Escuela Mármol. “Vendo de todo. Tengo caramelos, jugos, gaseosas, chupetines y alfajores pero lo que más llevan son las galletas con el jugo para comer en el recreo”, afirma.

A pesar de su avanzada edad, Acosta se levanta a la madrugada para llegar a tiempo a la puerta de la escuela y ofrecer sus dulces a los estudiantes. “Me gusta venir aquí, los chicos me quieren mucho. Mi hija ya se va a jubilar y yo voy a seguir viniendo acá porque este es mi lugar”, concluye.