El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Literatura

Wanda Nara presentó su libro sobre fútbol en Milán

Fue en la librería más tradicional de la ciudad. La mujer de Mauro Icardi estuvo acompañada por parte de su familia y brindó una multitudinaria conferencia de prensa. 

Captura web

En la galería más exquisita de Milán -la Vittorio Emanuele II-, Wanda Nara se está dando el gusto de empapelar la vitrina de la librería más tradicional de la ciudad -la Rizzoli- con nombre y apellido. Wanda Icardi, como a ella le gusta llamarse ahora, es hoy una J.K. Rowling telúrica, un hada madrina vestida de azul escotado que está presentando un libro para chicos que escribió con ayuda: Campione in campo e nella vita (Campeón en la cancha y en la vida).

Hoy Wanda quiere contar anécdotas. En el libro, por ejemplo, habla de una de las mudanzas a una casa que Mauro había elegido sólo porque estaba pegada a una canchita de fútbol. “La casa era bastante feúcha y yo no tenía ni lugar para poner los zapatos pero él la eligió porque tenía la canchita cerca”, dice.

Wanda escritora contó con la ayuda de Paolo Fontanesi, el ghost writer (escritor fantasma) a través de cuya pluma Mauro Icardi firmó su autobiografía. “Este es el primero de una lista de libros que Wanda tiene pensado escribir”, revela Fontanesi, misterioso. Pero hace semanas, en el living del programa de Susana Giménez, Wanda ya había contado que, en realidad, la editorial Mondadori le había propuesto escribir un libro sobre su vida y que ella prefirió escribir sobre lo que los chicos deben saber del fútbol. “La nuestra es una familia grande, un ‘equipo’, del cual Mauro y yo somos los capitanes”, dice la primera página.

El libro se divide en cuatro secciones ilustradas: una dedicada a los valores -“Deporte rima con…”- donde Wanda reflexiona sobre la amistad, el respeto por el adversario, la sana competencia, el mérito, la integración, la disciplina, la pasión, el respeto a las reglas, la generosidad, el saber perder.

La segunda parte del libro está dedicada a la alimentación, lo que un deportista debe y no debe comer, seguida por las lecciones de fútbol de Icardi: el 9 de la Selección explica cómo patear un penal, eludir a un adversario, cabecear.

En este ángulo de Milán que comenzó a ser pensado como el salón de la ciudad en 1859, cuando las tropas franco-piamontesas liberaron del control austríaco a una Milán de apenas 250.000 habitantes -hoy cuenta con casi un millón y medio-, los flashes disparan fogonazos de hielo sobre un Mauro Icardi preocupadísimo por encontrar una gomita para el pelo de Francesca, su hijita de dos años, mientras maniobra a upa con Isabella, de diez meses. Mauro no abrirá la boca pero sí grabará todo el tiempo con su celular lo que aquí está pasando y se sentará al lado de su mujer a firmar ejemplares del libro ilustrado con su caricatura.