El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Fundaciones

La equinoterapia da esperanzas a muchas familias tucumanas

“Pasos de Suyay” es una fundación dedicada a la equinoterapia. Las novedades en torno a esta terapia alternativa.

Gentileza: Pasos de Suyay.

Tucumán se destaca por ser una de las primeras provincias del país en tener la Ley 8.911 de impulso a la equinoterapia, alternativa terapéutica basada en los estímulos de los músculos y las articulaciones de los pacientes a través del movimiento tridimensional del caballo.

La iniciativa del legislador radical Ariel García, aprobada por unanimidad, instituye la equinoterapia como método terapéutico y complementario de terapias alternativas. La ley establece, además, que las obras sociales privadas o públicas deben atender este tipo de terapias a sus afiliados.

La fundación Pasos de Suyay (del quechua “Pasos de Esperanza”) instala este tratamiento terapéutico alternativo y complementario. Ellos buscan mejorar las condiciones de vida en aquellas personas que tienen alguna discapacidad y que, mediante recomendación médica, intentan cooperar en el desarrollo físico e integración social de cada paciente.

Desde la implementación de la ley que se trabaja con el programa provincial de equinoterapia. La presidente de la fundación, doctora Blanca Santillán, acompañada por las equinoterapeútas Cristina Molina y Gabriela Lazarte, destacó que "la ley garantiza la atención inmediata y el tratamiento a pacientes con discapacidad para facilitar su integración, desarrollo, mejor crecimiento e inserción social".

¿Cuáles son los principios de la equinoterapia?

El caballo se instala como un medio transmisor. A través de sus aptitudes y características físicas, el equino resulta un compañero ideal para la rehabilitación:

El calor corporal del caballo es un facilitador de la relajación muscular ya que su temperatura es un grado superior a la humana y tiene valor psicoterapéutico. Logra la relajación muscular a través de la transmisión de impulsos rítmicos; no sólo eso: mejora de coordinación y equilibrio, fortalecimiento de la musculatura, mejora la respiración. Produce un efecto mecedora de gran valor psicológico.

Además, el caballo transmite un patrón de locomoción tridimensional que se asemeja a la marcha humana y, por lo tanto, la facilita. El mayor beneficio es la mejora del autoestima y la restauración de la confianza.

Desde Pasos de Suyay, explican cuáles son los beneficios de la terapia.

Área Psicológica/cognitiva: desarrollo de la autoestima, afectividad, socialización, autocontrol, atención y concentración memoria.

Área de comunicación y lenguaje: mejora la respiración y vocalización aumenta la comunicación gestual y oral; mejora la articulación de palabras.

Área Psicomotora: regulación del tono muscular, estabilización de tronco y cabeza, coordinación psicomotriz, automatización del patrón de la locomoción y equilibrio.

Nuevos aprendizajes y técnicas de equitación: al prender partes del caballo y sus cuidados, conocer el equipo, aprender a conducir al caballo al paso, trote y galope, montar con y sin silla.

Para conocer y saber más sobre la fundación, podés escribirles a fundacionpasosdesuyay@gmail.com o buscalos en Facebook haciendo clic aquí.