El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Grandes amigos

Las sorprendentes coincidencias entre las muertes de Chester Bennington y Chris Cornell

Eran grandes amigos. El ex cantante de Linkin Park falleció el mismo día que el de Soundgarden hubiera cumplido años.

Captura web.

Se conocieron en una gira en el año 2000 y desde ese momento los unió una gran amistad. Chester Bennington apareció muerto ayer y se presume que fue un suicidio. El 20 de julio, su amigo Chris Cornell hubiera cumplido 53 años, por lo que los investigadores piensan que una de las causas determinantes para que el cantante de Linkin Park se haya ahorcado fue el día de cumpleaños de Cornell, quien también murió de esa forma. Bennington era padrino de los dos hijos del ex líder de Soundgarden.

El 26 de mayo pasado, seis días después de la muerte de su amigo, Bennington interpretó una conmovedora versión de Hallelujah en el funeral.

Otra de las similitudes entre las muertes es que estaban de gira, trabajando, así que nadie podía prever un final tan triste. Cornell había actuado justo la noche misma de su suicidio, y Linkin Park, el grupo de Chester Bennington, actuó el 22 de junio en Madrid, el 3 de julio en Londres y tenían previsto continuar la gira el 27 de julio en Estados Unidos.

Los dos grandes cantantes compartieron escenario algunas veces. La más emocionante fue en 2008, cuando Chris Cornell y Linkin Park compartieron gira. En algunas fechas de aquel tour, Cornell invitaba al escenario a Chester Bennington para interpretar a dúo Hunger strike. Se trata de una canción que aparece en el primer disco de Temple of The Dog, el que para muchos es el grupo que anticipó el grunge.

Ahora todos recuerdan aquella carta que escribió el cantante de Linkin Park cuando Cornell murió. Dice así:

“Soñé con The Beatles anoche. Desperté con Rocky Raccoon [canción de los Beatles] sonando en mi cabeza y una cara de preocupación de mi esposa. Ella me dijo que mi amigo había muerto. Pensamientos de ti inundaron mi cabeza y lloré.

Aún lloro, con tristeza, así como con gratitud por haber compartido momentos tan especiales contigo y tu hermosa familia. Me has inspirado de muchas formas que nunca pudiste saber. Tu talento era puro y sin rivales. Tu voz era placer y dolor, ira y perdón, amor y dolor al corazón, todo en uno. Supongo que eso es lo que todos somos. Me ayudaste a entender eso.

Acabo de ver un video tuyo cantando ‘A day in the life’, de los Beatles, y pensé en mi sueño.

Me gustaría pensar que estás diciendo adiós a tu manera. No puedo imaginar un mundo sin ti en él.

Rezo para que encuentres paz en la otra vida. Envío mi amor a tu esposa e hijos, amigos y familia.

Gracias por permitirme ser parte de tu vida".