El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Jujuy

Milagro Sala recibió una inesperada llamada de Cristina

La ex presidente habló con la dirigente social al penal de Alto Comedero, donde está detenida desde hace un año y medio por las causas de corrupción relacionadas con la agrupación Tupac Amaru.

En plena campaña por las PASO aunque oficialmente arranca mañana 14 de julio, la ex presidente y candidata a senadora por el frente Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, desde hace semanas viene realizando actividades. Dentro de esta estrategia, se conoció que ayer llamó a Milagro Sala, la dirigente social detenida en Jujuy, ya que diferentes organismos internacionales como la ONU, Human Rights Watch, Amnesty International y referentes políticos, sociales y de Derechos Humanos del país y de diferentes países del mundo pidieron por la libertad de la presa política en Jujuy, provincia gobernada por el radical Gerardo Morales, aliado a Mauricio Macri.

La ex presidente conversó telefónicamente en la mañana del miércoles con Sala, detenida en el penal de mujeres de Alto Comedero desde mediados de enero de 2016. Así lo informó la cuenta oficial del área de Prensa de la organización Tupac Amaru.

Las dos dirigentes mantienen cierto contacto aunque en esta oportunidad no trascendieron detalles del contenido del llamado. Según pudo saber Infobae, el llamado fue poco antes del horario de visitas, al teléfono que Sala comparte con el resto de las internas.


Es muy claro el vínculo entre ambas. El año pasado Sala le escribió una carta en la que le decía: “Nos persiguen como a Eva y a Perón en el 55”. Al cumplirse un año de su detención, el 16 de enero pasado, Cristina Kirchner publicó un video en solidaridad con Sala y denunció que la dirigente de Tupac Amaru es una “presa política”.


En este marco, mañana a las 18 h, la ex mandataria encabezará un acto junto a sus candidatos a diputados como a legisladores provinciales en el Teatro Roxy de Mar del Plata. Aseguran que se volverá a mostrar sin banderas partidarias y junto a los que ella define como “víctimas del ajuste”.