El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Lamentable

La otra cara de la Independencia: robaron el bar más solidario del centro

Mientras se realizan diferentes actividades en conmemoración a los 201 años de la Independencia asaltaron el bar Muña Muña, reconocido por su perchero y heladera social.

Gentileza: Fernando Ríos

A pocas cuadras de plaza Independencia, en donde se ofician los festejos por el 9 de Julio, fue violentado el espacio que, además de ofrecer servicios de bar, verdulería y vivero, se hizo famoso por ser un lugar de contención y solidaridad.

Tanto la Municipalidad como la Gobernación, haciendo honor a sus diferencias, decidieron realizar sus actividades conmemorativas en Plaza Independencia, separados por la diagonal que cruza el principal paseo de la ciudad.

Imponentes escenarios y gran despliegue policial acompañaron la organización de esta fiesta Patria que, al parecer, se llevó toda la atención dejando de lado la seguridad de los vecinos.

Fue así que el Día de la Independencia trajo consigo un lamentable hecho que dolió a todos. Durante la mañana de hoy se forzaron las puertas del bar Muña Muña, famoso por su heladera y perchero social y por compartir actividades de inclusión, arte y promoción de la salud. El propietario del espacio, Fernando Ríos, subió un resignado posteo contando lo sucedido al arribar al lugar, alertado por los vecinos.

“Con el centro de Tucumán casi militarizado, con dos o tres policías en cada esquina, robaron está mañana en Muña. Que difícil seguir así”, rezaron sus palabras junto a la foto de un candado violado, que nada pudo hacer para detener a los malvivientes.

Ríos relató que a plena luz del día, rompieron puertas y entraron al bar mientras sonaba la alarma, sin que ningún efectivo policial interviniera. “Los vecinos me avisaron y cuando llegué estaba el móvil de la alarma, pero de las decenas de policías que hay en la calle no llegó ninguno”, cuenta.

“Nos robaron parte de la recaudación que estaba en la caja de ayer, más todos los daños. Así empezó el día”, dicen las palabras desinfladas del gestor cultural, que poco a poco van tomando fuerza gracias al apoyo de colegas y amigos a través de las redes que, a pesar de la bronca, animan a no bajar los brazos.

Sin dudas la lamentable noticia opaca, en parte, cualquier celebración y muestra la otra cara de una fiesta que parece ser más para las pantallas que para el propio pueblo.