El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Investigación

Qué opinan los niños tucumanos de su calidad de vida

Una investigación realizada por una investigadora del CONICET arrojó datos acerca de la calidad de vida de los niños de Tucumán según su propio punto de vista.

Captura web.

Tucumán es una de las provincias argentinas pioneras en el estudio de la calidad de vida relacionada a la salud infantil. La calidad de vida relacionada a la salud valora desde la mirada de las propias personas los aspectos que inciden en la salud.

En un proyecto realizado por el Instituto Superior de Estudios Sociales de CONICET se trabajó con menores de entre ocho y doce años teniendo como objetivo conocer cómo perciben ellos mismos su calidad de vida. Laura Cordero es licenciada en Nutrición y Especialista en Salud Social y Comunitaria. Actualmente se desempeña como becaria doctoral de CONICET y fue quien analizó la salud de los niños tucumanos desde una perspectiva integral.

“Respondieron un cuestionario internacional adaptado a la República Argentina que informa sobre diferentes aspectos importantes como el bienestar físico, estado de ánimo, autopercepción, autonomía, relación con los padres y amigos, entorno escolar, aceptación social y recursos económicos”, afirma Laura.

En general, los resultados arrojaron valores comprendidos en parámetros normales. Sin embargo, se encontró que los niños percibieron mejor aquellos aspectos vinculados a su entorno escolar, sus sentimientos acerca de la escuela, su desempeño escolar y su opinión de la relación con sus maestros. “Otra de las dimensiones que encontró los mejores puntajes fue la que describió el bienestar psicológico, es decir, la frecuencia con que el niño experimenta emociones positivas y satisfacción con la vida”, ahonda Cordero.

Durante los últimos años, la presencia de sentimientos de rechazo por parte de los compañeros de escuela o intimidación se hizo cada vez más frecuente y esta es otra dimensión que, aunque con puntajes dentro de lo normal, llamó la atención entre los niños encuestados.

“En otros trabajos similares realizados en Córdoba y Buenos Aires, la calidad de vida fue mejor percibida entre los niños más pequeños y los varones. Las diferencias de género encontradas pueden vincularse a las expectativas sociales de los roles femeninos y masculinos en la sociedad”, argumenta la profesional.

El estudio realizado por Cordero fue el primero en comparar la calidad de vida infantil según aspectos ambientales de residencia del niño tales como el contexto urbano y rural y las necesidades básicas insatisfechas de su entorno. Al respecto, concluye: “Los niños de ambientes urbanos percibieron mejor su salud que aquellos que viven en contextos rurales".