El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Historias

Bazán Frías, ¿conocés la historia del Robin Hood tucumano?

Decenas de personajes históricos forman parte de la cultura popular tucumana. Un noble delincuente de principios del siglo pasado se convirtió en el Santo de los Pobres: cúal es la historia de Bazán Frías.

Captura web.

Andrés El Manco Bazán Frías era un delincuente perseguido por la policía que fue asesinado a tiros en 1923, cuando intentaba escalar los muros del cementerio Oeste, tras haberse fugado de la cárcel unos meses antes. Era hijo de Félix Bazán, un agente de policía jubilado.

Hasta los 20 años, llevó una vida honrada trabajando como mozo de bar, hasta que en algún momento se transformó en un héroe justiciero que robaba a los ricos para darle a los pobres. Estuvo detenido en la cárcel ubicada en la esquina de avenida Sarmiento y 25 de Mayo. Una noche, se abrió paso entre los guardias y Bazán logró escapar matado al subteniente Juan Cuezzo.

El 13 de enero de 1923 estaba escondido con otros dos hombres en una casa cerca de la esquina de Mate de Luna y Alem, cuando sintieron los silbatos de la policía. Al ver que estaban rodeados, Bazán Frías salió corriendo por el parque Avellaneda seguido por sus perseguidores. Corrió hasta el paredón del Cementerio del Oeste e intentó saltar al otro lado, pero le dispararon en el cuello y falleció teniendo apenas 28 años.

Su padre lo veló en el Cementerio del Norte y en sus bolsillos se hallaron un crucifijo, una medalla, un escapulario, 50 centavos y la orden de su captura. Nadie recuerda sus crímenes y su prontuario fue quemado.

Así, el tiempo y el fuego purificó el alma de Bazán y se transformó en la leyenda popular más importante de Tucumán.