El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Sociedad

El peligro de ser un comprador compulsivo

Son cada vez más las personas que son adictas a las compras sin límite.

Captura web

 

Sólo es una remera, un par de zapatillas o un regalo para algún ser querido. Al comenzar, no daña a nadie y si lo sacó en cuotas es mejor. Sin embargo, los problemas empiezan a surgir cuando los gastos se empiezan a acumular en la tarjeta y, a la larga, se endeudan. Se compran cosas que nunca se usarán y se acumulan objetos sin sentido.

Este tipo de adicciones se repite cada vez más, sin embargo, suelen ser minimizadas. El consumo es, a fin de cuentas, una de las medicinas más simples a mano para compensar las frustraciones del día a día.

Este tipo de consumos se considera un caso aislado, pero en los adictos, este mecanismo es naturalizado. Se siente un deseo ferviente por tener todo y ya no representa un placer, sino una compulsión sin límite.

Los familiares de estas personas suelen considerarlos débiles. Además, es importante saber que la mayoría de los afectados por este problema siente culpa y vergüenza. Muchos de ellos ocultan incluso estos excesos a sus personas más cercanas.

Por este motivo, es recomendable hablar abiertamente con la persona afectada para tratar de ayudarla. Es importante ser comprensivo y llamar a las cosas por su nombre. Con mucho esfuerzo, deben aprender a controlar mejor sus impulsos y mantener este control a lo largo de toda su vida.