El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Solidaridad

Un adicto recuperado donó su propiedad y ahora es un centro de adicciones

“En la mano de Dios” es un centro que busca ayuda económica para completar con obras en el galpón donde se sitúa. El pedido de su directora.

Gentileza: En la mano de Dios.

El 2 de febrero de 2016, la vida de muchos tucumanos cambió: ese día abrió un centro de rehabilitación para quienes hubieran sucumbido a la droga y otras adicciones. El centro se llama En la mano de Dios y está ubicado en la calle San Salvador 151 de la capital tucumana.

Fernanda Sosa forma parte de la comitiva de la institución y, al respecto de su accionar, comenta: “Es un hogar para la rehabilitación de adictos varones y recientemente abrimos el de mujeres. No cobramos nada para el ingreso de quien se quiera rehabilitar: sólo pedimos que reciban a Jesús en su corazón y que quieran cambiar de verdad”.

El galpón donde actualmente funciona En la mano de Dios pertenece al esposo de Fernanda, Alexis Soria, y fue de él la iniciativa de crear un centro de rehabilitación, ya que fue adicto durante 29 años. “En modo de agradecimiento a Dios, entregó en ofrenda su propiedad para ayudar a la reinserción de jóvenes y adultos con problemas de adicciones”, afirma su mujer.

La institución necesita de la ayuda de los tucumanos, ya que el único ingreso es generado por Fernanda, Alexis y las personas que forman parte de ella. “Nuestra petición principal son elementos de baño como videt, inodoro, calefón y lavatorio porque en el galpón nunca se construyó un baño y es de suma urgencia contar con uno”.

Para mejorar su calidad de vida, un par de días a la semana los internos se sitúan en las esquinas de los semáforos vendiendo panes, bollos y pizzas lista para hornear y, de esta manera, colaborar con el hogar. “También necesitamos ropa, colchas, zapatillas y mercadería para la cocina”, concluye Fernanda.

Si tu corazón es solidario, acercate a En la mano de Dios y ayudá a quienes más lo necesitan.