Panel de usuario
Gentileza: Fabián Véliz

Voluntarios hicieron huevos de Pascuas para los pibes del barrio Eva Perón

Los chicos del merendero celebrarán Pascuas y elegirán un nombre para el merendero que cada semana los alberga, divierte y enseña gracias a la magnífica tarea de sus voluntarios.
Gentileza: Fabián Véliz

Un grupo de personas con ganas de cambiar el mundo decidieron sumergirse en un ambicioso proyecto: crear un merendero para cobijar a los chicos del barrio Eva Perón, en Famaillá.

La idea era grande y los recursos muy pocos, por lo que un arduo trabajo los esperaba para dar inicio a un maravilloso espacio de contención, aprendizaje y recreación. La gran ayuda inicial vino desde Buenos Aires, a través de la organización social Seamos Libres, que donó mercadería para la apertura del merendero. Actualmente se mantiene con el aporte desinteresado de los vecinos que ven el real compromiso de todos los voluntarios para sostener el espacio.

Todavía faltan los baños y aún queda mucho por hacer. De cualquier modo, el proyecto no sólo marcha sobre ruedas, sino también, aspira a convertirse en una escuelita de arte popular.

Hasta ahora, el merendero abría los sábados, pero a partir de la semana que viene comenzarán algunos talleres: dibujo, folclore, literatura y percusión. “Nuestro deseo es que, además de brindar una comida a los changuitos, tengan un lugar de contención donde puedan aprender cosas. Desde una habilidad hasta buenos valores y compañerismo”, expresa el voluntario Fabián Véliz.

 

Durante el encuentro de la semana pasada y al ver la llegada de las Pascuas, los pibes comenzaron a indagar si habría huevitos de chocolate para ellos. La pregunta movilizó a todo el grupo de voluntarios, que inmediatamente se puso en campaña para la actividad culinaria. “El corredor de rally, Fabián Scalora, nos había hecho una donación para fabricar tablones y banquetas. Con lo que sobró, pudimos comprar los ingredientes para hacer los huevitos”, explica el voluntario.

La casa de Daniela Ávila fue la sede designada para la labor. Varios voluntarios se acercaron durante la mañana del viernes y comenzaron a armar los huevos de Pascuas entre mates, charlas y un hermoso día de sol. Estuvieron presentes Camila Leal, Micaela Concha, Paula Castaño, Paula Chara, Luciana Díaz y Elisa Gramajo.

“Al merendero asisten cerca de 45 niños. Por suerte, pudimos realizar más de 50 huevitos y todos se llevarán el suyo”, relata alegre Fabián. “Cuando sea la entrega les vamos a contar a los chicos cómo conseguimos todo para hacerlo y cuál fue el trabajo, para que conozcan nuestra tarea y, sobre todo, para enseñarles a agradecer y a valorar a todos aquellos que nos ayudan”, agrega.

 

Hoy, los voluntarios buscarán de sus casas a los pibes para invitarlos al merendero donde será la entrega de los huevitos junto al desarrollo de diferentes actividades recreativas y lúdicas. Además, es un día que tiene doble emoción porque los chicos le pondrán un nombre al espacio. “Con esto lograremos que los changuitos tengan un sentido de pertenencia con el lugar, lo cuiden y valoren y sepan que es una segunda casa para ellos”, explica Véliz.

“El objetivo del merendero es sacar a los chicos de la dura realidad en la que viven, mostrarle cosas buenas y enseñarles sobre principios y valores para ser buenas personas, para compartir, crear lazos y no pelear, materias importantísimas en estos tiempos”, concluye.

Este enorme y loable trabajo de los voluntarios funciona en el barrio Barrio Eva Perón, entre avenida San Martín y Calle Puggione, en la ciudad de Famaillá. Si querés colaborar con tu donación, ingresá aquí y sumá tu granito de arena para cambiar el mundo.

 
Negra Grego
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios