Panel de usuario

No se enviará más dinero: áspera relación entre Nación y Provincia

Luego del abucheo a Mauricio Macri se ahondan diferencias y el ministro del Interior se niega a tener comunicación directa con funcionarios provinciales.

A la hora de asumir la responsabilidad sobre las inundaciones ocurridas en el sur nadie quiere tomar la posta. Desde antes de la visita que el presidente de la Nación propinó a la localidad sureña de Monteagudo, tanto funcionarios provinciales como nacionales, coincidieron en la necesidad de pensar en los vecinos que perdieron absolutamente todo.

Sin embargo, las acusaciones cruzadas resquebrajan aún más la posibilidad de diálogo y superación de intereses electorales. Desde el Estado local aseguraron que la Nación no envió la ayuda necesaria y tienen la sensación de haber quedado solos. Mientras tanto, Mauricio Macri instó a votar a José Cano en las próximas elecciones provinciales. A su vez, el secretario oficialista de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya, hizo duras denuncias sobre lo que él llamó “marketing político”.

Las horas posteriores a la recepción del presidente de la Nación en la provincia no fueron más amables entre las personalidades públicas debido al tenso clima electoral. La polémica se desató cuando la coalición de Cambiemos acusó a los dirigentes del PJ-FPV de organizar los “escraches” que sufrió el presidente durante su retirada en Monteagudo. Desde la Casa de Gobierno y el Poder Legislativo se desligaron de cualquier relación con los incidentes y doblaron la apuesta diciendo “había expectativas (entre dirigentes y vecinos) por ver qué se anunciaba. Y como no se anunció nada, quizás eso caldeó los ánimos”.

 

Para culminar con el pronóstico desfavorecedor, esta mañana fuentes oficiales de la Nación aseguraron que hasta que no se detallen las obras realizadas con los 290 millones de pesos, que la gestión anterior habría enviado a Tucumán, no habrá comunicación directa con funcionarios provinciales. El ministro de Interior de la Nación Rogelio Frigerio habría rechazado varios llamados aunque el día lunes 10 de abril declaró en conferencia de prensa: “Nosotros no miramos el color de la camiseta partidaria, los fondos no van a gobernadores sino a la gente”.

La provincia habría pedido 600 millones de pesos para obras hídricas a lo que el ministro nacional respondió: “Vamos a dar una respuesta a la brevedad. Hay obras que las va a hacer el gobierno nacional y las de menor envergadura las va a hacer el provincial y el municipal. Esto es un trabajo en equipo”.

Lo único cierto entre estos dimes y diretes es la angustia sufrida por la gente, que quedó burlada mediante el cinismo infligido por todos los funcionarios públicos que desfilaron cual vedettes frente a la tragedia. Ya no importa el color político de quien llega y pregona que “todo va a estar bien”. El Estado ha perdido credibilidad cuando comenzó a hacer campaña twittera con el dolor del otro. El cansancio y el enojo popular pueden sentirse en cada imagen que se viraliza cuando los funcionarios, sin distinción de bandera política, son increpados desde la desesperación.

Camila Itatí Iscazatti
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios