El tiempo - Tutiempo.net
Portada Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Llamado a la solidaridad

Un papá del corazón lava autos para comprar audífonos a su hijo

Facebook se ha convertido en una red difusora de buenas acciones y de solidaridad. Los grupos en Tucumán no son la excepción.

Gustavo Acsama realizando su trabajo.

Las redes sociales, concretamente los grupos en Facebook, son, desde hace un tiempo,  difusores (o reproductores) de buenas acciones. Como sucede con la historia de Negro Acsama, un chico de la ciudad de Monteros que se gana la vida de una manera particular.

Ariel Gustavo Negro Acsama tiene 30 años y es sordo desde los 23. Una infección en su oído derecho le causó una meningitis que terminó afectándole ambos oídos. Estuvo en coma una semana. En ese entonces, le colocaron un implante coclear pero con el tiempo se le rompió; también los audífonos. “No pude hacerme otros, estoy sordo. Así salgo a rebuscarme para sacar a flote a mi familia”, confiesa Gustavo.

Oriundo de Jujuy, terminó la primaria y se instaló en Derqui, provincia de Buenos Aires, donde vivía junto a su papá. A su mujer la conoció por chat. Se enamoraron y cuando vino a Tucumán a conocerla, se enamoró también de su hijo: un nene que nació con el síndrome de Treacher Collins, el cual afectó su audición. Gustavo se hizo cargo de este bebé. Así, él y Nahuel, su hijo del corazón, sufren la misma discapacidad, ambos son sordos. Además, con su mujer tienen otro hijo en común, Benjamín. Actualmente vive en Orán, un pueblo al este de Monteros, junto a su mujer y sus dos hijos.

Hay algo de El Negro que llama la atención y que hizo que su historia se difundiera por las redes sociales: sus ganas de superarse a pesar de las adversidades. Así, sus anteriores trabajos han sido dibujar retratos y confeccionar bolsos para venderlos. Hoy, El Negro lava autos a domicilio. Sí, en vez de esperar a que las oportunidades laborales vengan a él, él va en su búsqueda.

Todo comenzó hace un mes, desempleado, y con el objetivo de conseguir el dinero necesario para hacerle colocar un implante a su hijo, el joven tuvo la idea de lavar autos a domicilio. Para ello, pidió ayuda a su familia y se compró en cuotas una hidrolavadora.

De esta manera, publicó la semana pasada, en el grupo de Facebook Compra y Venta Monteros, el anuncio “¿Cansado de hacer fila en los lavaderos de coche? Te lavo el coche a domicilio”, detalles del precio del lavado y una foto de sus elementos de trabajo. Inmediatamente, Julio Ale, un usuario de la red social, también de Monteros, al ver el mensaje se comunicó con El Negro para que lave su auto. Como consecuencia, Julio fue el encargado de difundir el trabajo de Gustavo.

“Hola amigos. Vi esta publicación y consulté si hoy trabajaba, ahí nomás me respondió que sí. Le dije a las 18 h y estuvo puntual. Me sorprendió mucho enterarme que él no puede escuchar, por eso, lo acompaña su señora y juntos lavaron mi auto con ganas y cada detalle; no lo podía creer. Le preguntaba cosas a él, escribiendo en el cel, y me contaba que recién en la semana pudieron comprar las herramientas. Es decir, nadie les dio nada para trabajar. Es un gran ejemplo de que cuando se quiere, se puede. También le pregunté cómo les estaba yendo y me dijeron que yo fui su primer cliente. Por esto le pedí permiso para publicar su número y pedir a mis amigos que le den una mano. Ellos quieren trabajar; van donde se lo pidan. Sólo necesitan un caño para conectar la manguera.

Desde ya, agradezco a todos y a vos Gustavo gracias por tu saludo de despedida, ‘Que Dios lo bendiga’ me dijiste y hoy me bendijo al enviarte acá y enseñarme con tu ejemplo a ser más agradecido y a no quejarme. Que Dios te bendiga siempre amigo y ojalá pronto puedas salir adelante. Seguro lo lograrás”, escribió Julio, junto a las fotos de El Negro haciendo su trabajo.

Desde entonces, Gustavo ha recibido numerosos mensajes de gente que leyó la publicación de Julio, con ganas de darle una mano. También desde ese trabajo que realizó El Negro, él y Julio se hicieron amigos.

A Gustavo lo único que le interesa es conseguir el dinero para que Nahuel, su hijo del corazón, pueda escuchar al 100 por ciento. “No hice los trámites para mi implante o audífonos porque me importa más hacer los de mi hijo, darle lo mejor y conseguir que escuche. Yo agarro mi bolso y salgo a lavar autos”, culmina su relato.

El Negro recibe una pensión por su discapacidad, pero no le alcanza para concretar su tan ansiado objetivo. Por eso, si deseás ayudarlo, podés escribirle al número 0381-156224835. Tené en cuenta que solamente puede recibir sms o bien mensajes por WhatsApp.

Fotos: gentileza Gustavo El Negro Acsama.