Panel de usuario
La luz, el agua y el gas volverán a subir en 2017. / Captura web.

Otra vez, el tarifazo le gana la pulseada a los sueldos

Con fuertes subas en los servicios, el Gobierno pretende paritarias al 20 por ciento. No descartan impulsar las negociaciones salariales de acuerdo a la productividad.
La luz, el agua y el gas volverán a subir en 2017. / Captura web.

Semanas atrás el Gobierno adelantó que los servicios públicos volverán a sufrir fuertes subas durante 2017. En paralelo, y cuando se prepara el terreno para avanzar en las negociaciones salariales, el Ejecutivo podría ponerle un tope de entre 17 y 20 por ciento a las paritarias.

De la cifra ya habían existido algunos indicios concretos, cuando tiempo atrás la gobernadora María Eugenia Vidal se anticipó y firmó un acuerdo con los gremios bonaerenses con una suba del 18 por ciento anual, que incluye cláusulas para reabrir las negociaciones en caso de que la inflación supere la suba de los salarios.

El objetivo del Gobierno es que, con una inflación baja respecto a 2016, las pautas salariales se concreten con porcentajes menores al año pasado, cuando se cerraron acuerdos de entre el 28 y el 40 por ciento. A pesar de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, elogió el acuerdo alcanzado con los estatales bonaerenses y sugirió replicar el mecanismo, no ocurriría exactamente lo mismo en la administración nacional.

El malestar ya se hizo notar en varios gremios: uno de los líderes de la CGT, Juan Carlos Schmid, aseguró que nadie aceptaría esa pauta hasta no ver cómo se desarrolla la inflación.

Una de las alternativas para los gremios sería negociar durante el verano, aplazando la paritaria con un pago a cuenta hasta definir una referencia porcentual. El gremio de los estatales se mostró cauto, Andrés Rodríguez aseguró que no molesta una paritaria similar a la de los estatales bonaerenses. Sin embargo, aclaró que hay que esperar el impacto que producirán los incrementos de combustibles, tarifas y prepagas, previstos para las próximas semanas.

Lo concreto es que el Gobierno planea negociar los salarios con la inflación prevista para todo el año. De hecho, ya sellaron acuerdo con varios gremios, sobre todo con los del transporte público automotor y ferroviario, por el pago de un bono de $5.000 a fin de año, con el objetivo de retomar las paritarias a partir de marzo.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, buscaría que las paritarias en el sector privado también se acuerden mirando hacia la inflación futura.

Lo concreto es que a pesar de que las subas de los salarios se fijarán en base a la inflación del 17 por ciento anual prevista en el Presupuesto aprobado por el Congreso, las subas de los servicios públicos impactarán fuertemente. La luz aumentará entre un 22 y un 70%, dependiendo la zona del país. Y en el caso del gas, el cargo fijo pasará de los $ 50 a los $ 253.

Paritarias por productividad

Por otra parte, el Ejecutivo podría avanzar en una negociación paritaria que quede atada a la productividad, un modelo que podría aplicarse a los estatales, ya que en el caso de los privados se hizo en varias ocasiones. En la cartera laboral estiman que el año pasado, de las 700 paritarias acordadas, un 30% tiene cláusulas por productividad.

El ausentismo y el pago de un adicional de acuerdo con los resultados son las claves. Para eso, Triaca buscará analizar cuáles son las áreas más sensibles y cuáles las que podrían cerrar acuerdos. No descartan que se avance en industrias energéticas, así como en las automotrices, la construcción y las metalúrgicas.

.
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios