Panel de usuario
Miguel Dulor es uno entrenador que siempre busca mejorar / Foto Lucas Santeyana

“Al hockey lo tomo como una forma de vida”

Miguel Dulor es un entrenador que paso a paso fue ganando experiencia en el hockey tucumano. La infancia, sus inicios y la actualidad en el deporte de la bocha.
Miguel Dulor es uno entrenador que siempre busca mejorar / Foto Lucas Santeyana

Dicen que para lograr lo que uno quiere hace falta sacrificio y convicción. El entrenador tucumano Miguel Dulor no es la excepción. Trabaja de ingeniero y es un apasionado del deporte de la bocha: en su familia sólo se respira hockey.

La infancia y adolescencia en el gran San Miguel

Para muchos, el mejor momento de la vida es la infancia. Aquellas tardes infinitas de juego y diversión donde lo más importante era ser feliz. Miguel Dulor, entrenador del seleccionado tucumano femenino de mayores, recuerda cómo fue ese capítulo en su vida: “En mi casa éramos seis varones, yo era el mayor y siempre fuimos inquietos. Desde chico hacíamos deportes y me incliné por la natación. La convivencia era divertida, siempre recordamos anécdotas de cuando nos portábamos mal y recibíamos un chancletazo o con lo que tenía mi mamá a mano”, expresa entre risas.

Además de las travesuras y las ganas de realizar natación, Miguelón de (37 años) el mayor de los hermanos Dulor, afirma que su infancia fue muy valiosa en el gran San Miguel de Tucumán.

Mientras las luces del maravilloso estadio mundialista que tiene la provincia iluminan el imponente verde césped, el DT revela cómo llega el hockey a su carrera. “En 1995 en el complejo de San Martín, mientras realizábamos natación con un grupo de amigos por la tarde, hacíamos lo picaditos de hockey. Al principio quedaba desorientado porque no lo practicaba, pero de a poco me incentivaron  para que juegue”.

Dulor, un amante de los deportes, también realizó rugby, fútbol y básquet. Además, asegura que su adolescencia estaba bastante organizada. Al salir de la técnica 5, agarraba su bicicleta e iba a jugar al hockey en el complejo para luego cumplir con la natación en el club Central Córdoba.

San Martín en su vida y la decisión de ser entrenador

A veces sólo basta convivir en un lugar para adaptarnos y quererlo como tal. El Gordo, como algunos lo apodan en el club, decide revelar qué significa San Martín en su vida. “Realmente, San Martín es mi vida. He pasado desde muy chico (1985) haciendo deporte. Para mí fue una elección hermosa la de estar ahí, en esa institución”.

El cinco, que a veces lo hace como central, sigue jugando en la primera de hockey en el Santo. En su carrera como jugador supo salir campeón del torneo Iniciación, Anual, Nacional y Argentino.

La decisión de ser entrenador no se tomó de un día para otro. Primero tuvo que buscar una beca para moverse con sus ingresos y no depender de sus padres. “Con el tiempo le fui tomando el gustito y me fui metiendo en la conducción. Al hockey lo tomo como una forma de vida, es un ayuda económica sí, pero no es mi sustento principal. Soy ingeniero en la casa central de una petrolera”, acota Miguel. 

La familia: pilares fundamentales

Mientras el sonido de los palos y la bocha retumba en Natación y Gimnasia, previo a un nuevo entrenamiento, el gran DT realiza su mejor esquema: la familia. "En casa se respira y se habla de hockey, ya sea para analizar o discutir porque todos los chicos y mi esposa lo juegan. A ella (Ana Paula), la conocí en San Martín. Tengo cinco hijos que son apasionados por la bocha. Ignacio (13 años), Lucas (7 años), Bautista (5 años) Joaquín (3 años) y Nicolás (1 año)”.

“De tal palo tal astilla”, diría un viejo dicho popular, ya que los hijos Dulor son todos hinchas de San Martín. Sin embargo, Joaquín, el del medio, contesta por sí solo y afirma que él es del Deca. “Tenemos una disyuntiva porque en mi familia mis hermanos todos son de Atlético y me lo están convenciendo a los chicos. Pero ellos son jugadores de San Martín”, aclara el papá entre carcajadas.

La gran familia Dulor no sólo disfruta del hockey de Ana Paula y Miguel. Además, Nacho, el mayor de sus hijos, es jugador del seleccionado Sub 16. Quién mejor que el padre para definir su gran talento. “En el último torneo con la selección marcó seis goles y quedó tercero en la tabla de goleadores. Fue una muy buena experiencia por la edad que tiene él. Creo que le falta crecer físicamente y eso puede ser una de las diferencias, técnicamente está en un gran nivel”.

El mejor y el peor momento en el hockey

Para Miguelón, el mejor momento de su vida fue en 2008. “Tuvimos con San Martín un año muy positivo, ganamos todo. Además, en particular, fue el año donde tomamos con Ana Paula la decisión de empezar a formar la familia”. 

La vida tiene momentos a veces buenos y otros no tan buenos. Sin embargo, depende de uno mismo saberlos afrontar. “En 2010 estuve sancionado por el club debido a una inconducta y realmente la pasé mal. Estoy arrepentido y siempre lo tengo presente,  porque no fue un momento grato esa inconducta y las actitudes que tuve”.

La oportunidad de dirigir a los seleccionados tucumanos

A largo o corto plazo, un buen trabajo se ve reflejado y las oportunidades no tardan en llegar. “Hace unos años, vengo dirigiendo los seleccionados de caballeros Sub 14, Sub 16, Sub 18 y Sub 21. En damas me tocó dirigir el Sub 16 y este año me llamaron para formar parte del selección de chicas mayores”, explica Dulor.

El Torneo Argentino de Mayores está a la vuelta de la esquina y para Tucumán es algo muy importante, ya que será sede. El objetivo para el entrenador es que sus dirigidas lleguen a lo más alto que puedan. “Generalmente, tienen torneos regulares: entre el sexto, quinto o cuarto puesto. Todavía estamos un pasito más abajo de las potencias actuales. La continuidad de las camadas es la base fundamental”.

La charla llega a su fin con el gran entrenador que tiene la provincia. Antes de despedirse, el hombre que considera que el hockey le dio muchos amigos decide compartir sus virtudes. “Como jugador destaco la visión que tengo para jugar. En cuanto a los defectos soy muy acelerado o calentón. No me saca del partido pero, a veces, con la intensidad con la que juego me cuesta mantener el equilibrio”.

Alejandro Lobo
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios