El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Polideportivo

"Disfruto poder ganarme la vida con la bicicleta”

Alejandro Palma de sangre porteña y corazón tucumano. Pasado y presente del excapitán de la Selección Argentina de Mountain Bike.

Experiencia Alejandro Palma recorrió el mundo a través de su trabajo Foto Lucas Santeyana

Desde niño, muchas veces perseguimos un sueño y, depende absolutamente de nosotros cumplirlo. Con trabajo, sacrificio y sobre todas las cosas con gran pasión podemos alcanzar aquello que tanto anhelamos. Alejandro Palma, fue capitán de la Selección Argentina de Mountain Bike y el destino lo trajo a Tucumán, donde los retos junto a la bicicleta no se detienen.

El comienzo de una gran pasión

La tarde se viste de gris en la rotonda de Horco Molle. El frio se apodera de los árboles, mientras los atletas entrenan en nueva jornada. A orillas de los cerros, se encuentra Alejandro Palma, aquel joven que comenzó desde muy chico con la locura de andar en bici y que hoy Tucumán lo adoptó. “Me crie en el campo y hacíamos siempre locuras arriba de la bicicleta. Creo que eso me llevó a tener la destreza y la capacidad técnica”.

Nacido y criado en un pueblito llamado Cardales (Bueno Aires), Ale se considera mejor andando a caballo que en bicicleta. Además, recuerda con nostalgia cuando tuvo su primera bicicleta. “Fue a los siete años en un regalo de Reyes Magos. Me acuerdo que tenía un asiento banana, suspensiones adelante y atrás y realizaba muchas acrobacias”.

El agua del canal sigue su camino y Alejandro siempre predispuesto, revuelve su adolescencia junto a su fiel compañera la bici. “Mi primer competencia oficial fue a los 13 años en una carrera de Rural Bike de Buenos Aires organizada por el Club Ciclista Luján. El torneo fue en mi pueblo y no dude, fui a competir”.

La familia su gran apoyo

Fotos de por medio. Los curiosos no se detienen y, Alejandro que aclara que no extraña Buenos Aires, hace referencia a sus seres queridos. “Gracias a Dios tengo bien constituida a mi familia. Mis viejos (Sergio y Susana) siguen casados. Luego están mis dos hermanos (Patricio y Dario) y mi hermana (Carla)”.

Apoyado siempre por su familia en la locura de las bicicletas, el ex capitán, es parte de la UCI (Unión Ciclista Internacional), donde se encarga del área de capacitación, formación y entrenamiento. “Gracias a la Federación Internacional puedo viajar por el mundo capacitando a otros entrenadores. Esto es algo que yo proyecté y alcancé. Disfruto poder ganarme la vida con la bicicleta”.

El largo camino recorrido por senderos, montañas y pavimentos no solamente trajo alegrías y tristezas. Para Palma, el Mountain Bike más allá de los amigos, lo formó para la vida.

Tucumán sus segunda casa

Los curiosos siguen su rumbo en la rotonda de Horco Molle, Palma, de 37 años, decide revelar el motivo que lo trajo al Jardín de la República. “Por razones de la vida llegué a Tucumán hace dos años, en ese momento estaba de novio. Sin embargo, antes de que eso sucediera tenía como meta irme a vivir a un lugar donde hubiese cerros o montañas porque es lo que me gusta”.

El sonido de las avionetas es cada vez más frecuente y el profe sin pelos en la lengua decide contar su día a día. “Me levanto todos los días temprano. Realizó reuniones con algún corredor del extranjero y me la paso toda la mañana trabajando con la computadora. También me doy un tiempo para seguir planificando mis tres proyectos. Por la tarde como siempre salir a pedalear un poco y disfrutar del cerro y de las sendas”. 

Firme en sus pensamientos, el atleta considera que los títulos a nivel mundial son los que valen. Sin desmerecer a los otros certámenes locales, pero si adoptándolos como reconocimiento. “Los torneos que ganaron por ejemplo Darío Gasco, Noelia Rodríguez y Franco Mejias a nivel continental son importantes”.

La oportunidad de liderar un equipo

Ser capitán de la Selección Argentina de Mountain Bike no es cosa de todos los días. Alejandro, tuvo que trabajar duro y perfeccionarse para lograrlo. “Comencé siendo entrenador regional. Luego hice el curso de capacitación en Catamarca donde asistieron 140 entrenadores  y la Federación me convocó para ocupar el lugar de entrenador nacional. El contrato fue por tres años a través del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y la Secretaria de Deportes”.

Palma quién, hizo sus primeras armas en una gira por Canadá y Estados Unidos, integrando la organización de la Selección nacional, confiesa que el entrenamiento de los atletas es un proceso a largo a plazo. “Las demandas específicas del deporte hoy cambian constantemente. La capacidad del deportista de adaptarse a esos cambios son los que hacen que lleguen o no a ser un campeón olímpico”.

La noche comienza asomarse del gran paisaje que tiene la provincia. El biker, radico en Yerba Buena, sabe que ser entrenador no es para nada sencillo. “Hay que estar capacitado constantemente. Un técnico no es un ex corredor o un ex ciclista. Es una persona que entiende de fisiología y de procesos de entrenamientos. De demandas técnicas, psicológicas y físicas de lo que es el deporte”.

La visión del Mountain Bike en la provincia

Las agujas del reloj continúan su curso. La hora clave parece haber  llegado. El profe que tiene una metodología para sus alumnos de entrenar en las montañas o en los senderos opina sobre el deporte de bici en Tucumán. “Es un deporte que está súper desarrollado. El nivel amateur que tiene la provincia es altísimo. Esto no es más que consecuencia del buen trabajo de los entrenadores que hay acá”.

La charla llega a su fin. Alejandro Palma, palabra autorizada para hablar de los paisajes en materia de entrenamiento, revela que es lo que le atrae de la provincia. “Lo mejor que tiene Tucumán son las geografías y el clima. Es ideal para hacer deporte cualquier época del año”.