El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Diálogo Abierto

“No tuve hijos porque no quería verlos sufrir”

Es productora y conduce el programa “Aquí y ahora” por CCC. La historia de una verdadera amante de los medios: Eugenia Saravia.

Eugenia se ríe al recordar momentos de su infancia / Foto Facundo Fadda

El lobby del hotel estaba casi vacío. Sólo un par de mesas del bar estaban ocupadas por esas personas que les gusta salir a tomar café después de la oficina para cortar con la rutina. Cuando ella llega, se sienta y se acomoda el flequillo recién peinado. Sin pelos en la lengua, Eugenia Saravia se pregunta “¿qué quieren saber?”. Ya está lista para empezar la charla.

De la comunicación a la empresa

Eugenia egresó del Colegio del Huerto y a sus cortos 16 años comenzó a estudiar Ciencias de la Comunicación: “En esa época se llamaba Declamación y Oratoria. Estudié en un instituto privado y éramos un grupo lindo”, recuerda.

Cuando finalizó el cursado, decidió inscribirse en la Facultad de Derecho para ser escribana: “Dejé en cuarto año y nunca ejercí porque, al ser una persona muy cambiante, se me dio por incursionar en el ámbito empresarial”.

Durante la década de los 90, tuvo tres negocios pero sólo uno le daba un buen rédito económico. “El que mayor éxito tuvo fue el que comercializaba muebles para cocina y le siguió una concesionaria de una reconocida marca de automóviles”, asevera.

La “Chiqui”, su mayor ejemplo

A mediados de los años 80, Eugenia estaba de viaje en Buenos Aires cuando, luego de un par de llamados, pudo contactarse con Mirtha Legrand para que conduzca los desfiles solidarios organizados por el entonces Gran Hotel de Tucumán: “La convocamos tres veces y siempre estaba acompañada de Teté Coustarot”, detalla.

Los desfiles eran a beneficio de instituciones importantes y al día siguiente se entregaba lo recaudado. “Eso lo heredé de mi mamá, soy muy solidaria. Durante esos desfiles llenábamos los salones del hotel con 1800 personas”.

A pesar de que pasaron los años, este verano las volvió a cruzar en las playas de Pinamar. “La Chiqui me invitó a grabar su programa desde adentro. Fui una privilegiada. Es un honor filmar la cocina de esas famosas mesazas, como ella las llama. Ves el equipo de producción y ella es una conductora impecable”.

El amor en tiempos de producción

Extrovertida, Eugenia confiesa que su apellido es, en realidad, Anís. "Todo el mundo me conoce con el apellido de mi marido porque siempre vamos a todos lados juntos", se ríe. Con su esposo, José Ignacio Saravia, se puso de novia cuando estudiaban juntos la carrera de abogacía: “Me casé a los 18 años, cuando llevábamos un año y medio de novios, y dejamos la facultad en cuarto año”.

Hoy, José es su camarógrafo en el programa Aquí y Ahora, que este año va a cumplir cuatro años en la pantalla de CCC. “Para mí es reconfortante trabajar al lado de él. Esto es un equipo bien definido”. Sin embargo, afirma que tienen algunos chispazos: “Somos marido y mujer, convivimos juntos y sabemos nuestras debilidades”, se sonríe.

Eugenia afirma que lo que traslada a la cámara es su simpleza. “En casa siempre estoy de buen humor. No me enojo si la cama está destendida ni por un plato sucio. No me hago ningún problema con los quehaceres del hogar”, confiesa.

Una decisión de vida

El anhelo de la mayoría de las mujeres es convertirse en madre. Aún así, Eugenia tomó una importante decisión que todavía mantiene firme: “No tenemos hijos y es una decisión consensuada entre los dos”, admite.

A la edad de 16 años, terminando el colegio, su padre tuvo un accidente y como consecuencia sufrió un ACV. “Vivió nueve años así y fue lo peor que pasé en la vida”.

Siete años más tarde, le diagnosticaron cáncer de garganta a su suegra: “Le licuaba la comida porque no podía tragar”. Eugenia recuerda que siempre le pedía dos platos de comida. “Cuando le consulté al médico, me dijo que ella no estaba comiendo comida, sino amor”, afirma con una lágrima en su mejilla.

Eugenia se casó por amor y fue en ese momento de dolor cuando supo lo que quería para el futuro: “Ahí fue cuando entendí que el amor del ser humano mueve montañas. Con esos temas de salud, un día le dije a mi marido mi decisión porque no quería que nuestros hijos sufran como nosotros lo hicimos con nuestros padres. Y, claro, él me apoyó”.

Eugenia Saravia es una mujer con los ovarios bien puestos y capaz de enfrentarse a todo. Por el momento, vive su vida en el presente. Porque el Aquí y Ahora sólo es para su marido, que tantas alegrías le dio.