Panel de usuario
Lucas Barrera Oro se ha convertido en uno de los ídolos que supo disfrutar Universitario / Foto Lucas Santeyana

“Uni me dio un nombre”

Lucas Barrera Oro, luego de su despedida del rugby, cuenta su pasado presente y futuro. El ex fullback y capitán de Universitario disfruta de una nueva etapa en su vida.
Lucas Barrera Oro se ha convertido en uno de los ídolos que supo disfrutar Universitario / Foto Lucas Santeyana

La historia la escriben los que saben. Lucas Barrera Oro es un ícono del rugby tucumano y, a lo largo de su carrera a base de esfuerzo, se ha ganado un nombre en el deporte de la ovalada. El ex fullback de Universitario vive días de cambio, ya que decidió colgar los botines para disfrutar de una nueva etapa en su vida.

Sus inicios en el rugby y la familia  

Muchas veces desde chico perseguimos un sueño. Esa ilusión que nace y se fortalece a través de la gran pasión que genera el rugby. Lucas, oriundo de Yerba Buena, no está exento y comentó sus inicios en este deporte: “Arranqué a los cinco años cuando me llevaron unos vecinos y Santiago el Bocha Mora quien jugó conmigo en primera. Recuerdo que era un fanático de esperarlo cambiado a mi padre (Jorge) y diciéndole que me lleve a jugar. Tuve la suerte de hacer un grupo de amigos que hasta el día de hoy seguimos en camino”.

La mañana tiene un tinte gris en el gran San Miguel. Luquitas, ex capitán de Universitario Rugby Club Tucumán, considera que la familia fue fundamental a lo largo de su carrera deportiva. “Siempre digo que yo trasladé las responsabilidades un poco más adelante y aposté al rugby. Cuando yo decidí eso fue importantísima la banca que tuve de mi viejo. Después, tuve el apoyo de mi novia que apostó a mí cuando me animé al profesionalismo”.

Barrera Oro, de 34 años, tuvo un paso por España, Italia, Pladar (Plan de Alto Rendimiento). Además, vistió con orgullo la camiseta del seleccionado tucumano de rugby, Los Pumas y Pumas 7´s.

“Las diferencias que encontré en el rugby de Europa es que los deportista viven de esto. La alimentación, el descanso, el gimnasio, todas esas cosas están muy programadas. La vida era muy profesional, no había otra cosa más que hacer que pensar y vivir rugby”.

La segunda casa del gran capitán y los seleccionados

Siempre se vuelve al primer amor y sobre todo a ese lugar que te vio nacer. Lucas profesor de finanzas, pasó prácticamente toda su vida en Universitario Rugby Club. “Uni me dio un nombre. Es una gran familia donde pasé 30 años e hice amigos de todas las edades. Gracias al club uno es respetado en la calle por los mismos valores que me inculcó”.

El reloj marca las once y Barrera Oro no duda en hablar sobre sus grandes momentos deportivos tantos en Uni como en el seleccionado tucumano. “Con Universitario me tocó ser parte de una gran camada. Estuvimos siempre primeros o segundos. Cuando tenía 20 años, no dimensionaba lo que vivía. En la selección estuve en todos los juveniles y Lucas Ferro me llamó por primera vez a la mayor. Sentía que estaba viviendo un sueño. Tuve la suerte con los Naranjas de salir campeón en 2005 y 2010 al igual que con el club”.

Una nueva etapa en su vida

A veces necesitamos tomar decisiones, cerrar una puerta y abrir otras nuevas. La charla con el histórico fullback sigue su camino y el ídolo de Universitario no duda en revelar su día a día: “Desde temprano trabajo aquí, en San Miguel, en una compañía azucarera. Luego corto y busco a mis hijos (Nicanor y Catalina) para llevarlos a la escuela y a la tarde lo llevó al varón a rugby. Además, los jueves soy profesor de finanzas en la facultad de San Pablo”.

Mientras los curiosos se hacen eco del mano a mano, el oriundo de la Ciudad Jardín confiesa que apostó a una nueva etapa en su vida: “Siento que el rugby me quitaba mucho tiempo y energías. Me tomé con gran responsabilidad este último tiempo el tema de la capitanía y no me arrepiento de nada. Pero ahora es momento de disfrutar de mi familia y crecer personalmente en otros aspectos”.

Caracterizado por aprender de las derrotas y cumplir su sueño de cantar el himno nacional con la celeste y blanca, Luquitas considera que lo más importante del rugby es la pasión.

Para cualquier deportista existen momentos importantes. Barrera Oro decidió colgar los botines de rugby de un día para el otro y lo hizo con gran seguridad. “Lo venía pensando y nunca sabía cuándo podía llegar a ser. Esa semana del retiro me tomé un tiempo para hablar conmigo mismo y lo decidí sin consultarle a nadie. Cuando fui a comunicarle a todos mis compañeros estaban sorprendidos y los diez minutos que duró la charla lo hice llorando. Fue muy duro para mí pero sé que es por un bien mejor”.

Aspiraciones a futuro y la realidad del rugby

El tiempo sigue su camino, pero Lucas no cierra las puertas al club que le dio todo y espera en algún momento estar desde el otro lado de la línea de cal. “En un futuro no muy lejano conociéndome como soy, me gustaría ser entrenador de una juvenil o infantil. Sin embargo, hoy necesito tiempo para recargar pilas”.

La mañana llega a su fin y el crack comienza a despedirse pero no sin antes dar su opinión autorizada sobre la actualidad del deporte de la ovalada en la provincia. “El rugby tucumano está cayéndose en un pozo. El rugby argentino a nivel seleccionado y a nivel clubes están creciendo todos. Algo está pasando porque no estamos llegando a la altura de ellos. Antes, los tucumanos éramos muy respetados y a cualquiera le jugábamos de igual a igual”.

Alejandro Lobo
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios