Panel de usuario
Orlando Gómez es un tipo sincero y le gustan los desafíos / Foto Lucas Santeyana

El inoxidable Tiburón del arco

Orlando Gómez, actual arquero de Almirante Brown, repasa los momentos más importantes de su carrera y da lugar a sus sueños.
Orlando Gómez es un tipo sincero y le gustan los desafíos / Foto Lucas Santeyana

Tiene 39 años. Es simpatizante de River y San Martín. Gran parte de su carrera en el fútbol ya está hecha pero aún tiene las energías de un pibe para entrenar. Su nombre completo es Gustavo Orlando Gómez y, en un encuentro mano a mano con el guardameta, le pone el pecho a las preguntas y se anima a contar su relación con el deporte y otras cuestiones.

Sus comienzos futbolísticos y su paso por San Martín

Arrancó en Atlético Defensores jugando de central a los 12 años. Fue a la par de un sobrino. Eran los tiempos  que su hermano los llevaba a entrenar en bicicleta a ambos. Luego, pasado los meses, su hermano no era el medio de transporte y Gustavo se mudó de club. Un vecino lo acercó a Argentinos del Norte todavía jugando de defensor. Así fue pasando los días hasta que alguien lo sumó a San Martín donde debutó a los 17 años en el plantel profesional.

En el club de la Ciudadela estuvo mucho tiempo. Jugó en el Nacional B, Argentino A y Argentino B (hoy se llaman Federal A y Federal B), Liga Tucumana  y siguió atajando en los torneos federales.

“Para mí fue un paso importante. El club me abrió las puertas para ser reconocido y ser un jugador de fútbol. Me formó y siempre quedarán los mejores recuerdos”, afirma el experimentado.

El Tiburón junto a los guantes una sola pasión

Desempeñándose  en el puesto de central en la escuadra Albirroja, un día se dio la ocasión que faltaron los arqueros. Nadie sabía qué hacer para resolver el problema y entonces se hizo cargo de la situación con cinco palabras: “Profe yo voy al arco”. Solo eso basto para solucionar el inconveniente  para empezar a lucirse con los guantes. Era su verdadero puesto al que no lo dejaría más.

En ese marco, aprovecha para definir su forma de cuidar los tres palos: “Soy un arquero al que no le gusta perder nada. Me pone fastidioso cuando me hacen un gol y más después de analizarlo”, cuenta Orlando que le gusta mostrar personalidad, seguridad a los compañeros y cuidar con mucha seriedad el puesto.

Su lado B y el origen de su apodo

Ya comenzó la charla y el guardameta cada vez se suelta más. Se define como un tipo frontal al que le gusta mucho la puntualidad en el contexto que sea. Por sobre todo, la humildad y la sinceridad son características infaltables en él.

“Hay días que me la paso durmiendo ya que después de jugar tenemos descanso”, se sincera Gómez que necesita tomarse un respiro luego de tanta adrenalina y nervios durante las acciones de juego.

Además, sale con sus hijas y su señora de forma moderada ya que luego tiene doble turno. Igualmente, cuando no sale y su refugio es el hogar, él se da un tiempo para su otra pasión: hacer el asado para la familia. “Me gusta hacer esto. Me gusta cocinar, lo aprendí cuando vivía solo”, afirma el arquero que cuando está en su tiempo de descanso, sus hijas le piden que él cocine. Una regla básica para que todo le salga bien es el tiempo. El maneja los hilos en la cocina y después a disfrutar.

Por otra parte, el experimentado que es conocido como Tiburón, revela el origen de su sobrenombre. Fue en un día de pretemporada en La Falda (Córdoba) en una  hostería donde había una piscina con trampolín. Eran las épocas cuando los sacaban a correr algunos kilómetros para luego volver al agua. “Estábamos en la pileta y nadie se animaba a meter”, recuerda y luego le dijo a un compañero que él se iba a subir al trampolín, primero no se animaba pero con coraje se largó a la pileta y allí nació el famoso apodo.

Lo que el fútbol le va dejando

Ya pasaron muchos años de trayectoria y se acerca el final de una carrera que le brindó muchas cosas. “El fútbol me dio muchos amigos. Conocí lugares a los que pensé que no iba a conocer y, por sobre todo, me dio un nombre y un apellido”, asevera Orlando sin dejar pasar la oportunidad para decir que siempre será un agradecido con este deporte.

Con tantas batallas peleadas, el veterano arquero tuvo como referente a Ángel David Comizzo que supo ganarse el corazón de los hinchas de River en años pasados. El Tiburón intentó copiar los movimientos de Ángel al salir achicar las pelotas y cortar los centros.

Sus cuentas pendientes

Sobre el final, mientras la gente va y viene en uno de los paseos más concurridos en la provincia, el guardameta se da un permiso para hablar de lo que le queda por cumplir y lo que vendrá en algún momento de su vida. “Me gustaría ascender con Almirante a un Federal A y jugar contra San Martín”, lo dice con total seguridad y le da fuerza a su sueño esperanzado de que no si no es este año lo será en el 2017.

Si la mala fortuna o los obstáculos no permiten hacer realidad lo que él quiere, tiene un plan B. “Mi sueño tambien es ser técnico y poder dirigir a San Martín”, asegura Gómez que cree que hasta los 41 años, si su físico le permite, podrá seguir jugando. Por ahora se siente un pibe ya que su físico le responde y no le cuesta ir a entrenar.

Como se ve en el futuro

Por último, con el paso inexorable del tiempo. Llega el momento de algunas palabras finales donde hay un instante para darle forma a su futuro como abuelo baboso y ya retirado con la camiseta de Almirante Brown. “En un futuro me veo con nietos yendo a verlos jugar al fútbol. Me gustaría que algunos de ellos, si es que mis hijas tienen niños varones, que se dediquen a este deporte y lo lleven en la sangre”

Es la despedida de la charla. El Tiburón debe marchar a sus quehaceres antes que termine el día. Será hasta pronto. Mientras tanto el arquero seguirá disfrutando de cuidar los tres palos. El tiempo dirá qué es lo que le depara en su vida.

*
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(1) Comentarios
2016-04-21 12:37:33

sergio nongiovannimuy buenas nota tiburon, y muchas gracias x todo lo q diste y le seguis dando a mi marino kerido, y DIOS kiera q el domingo se nos de la clasificacion, suerte campeon!!!!