Panel de usuario
“Estoy conforme con mi manera de actuar en política que es una actividad complicada para salir ileso de ella” sostiene el legislador bussista / Foto Facundo Fadda

Claudio Viña, políticamente correcto

Viña llegó a la política de manera inesperada. Padre de familia y responsable en su trabajo, ha sabido conservar el respeto tanto de sus pares como el de la gente.
“Estoy conforme con mi manera de actuar en política que es una actividad complicada para salir ileso de ella” sostiene el legislador bussista / Foto Facundo Fadda

Esperábamos el turno para poder entrar junto a la multitud en los ascensores aptos para el público. De un lado había colegas periodistas y del otro, Enrique, uno de los “mellizos” Orellana, con su séquito de asistentes y señoras que lo idolatraban como si fuera un rockstar. Pero nuestra cita era con Viña.

Al llegar al quinto piso nos atendió su hija Micaela. Una oficina amplia con un escritorio y sillas cómodas nos esperaban para dar inicio a una cálida charla entre un legislador y unos jóvenes periodistas en búsqueda de conocerlo más a fondo.

Tiene 51 años y es Contador Público recibido de la Universidad Nacional de Tucumán, además, tiene postgrados en Impuestos y Tributación.

Claudio, oriundo de barrio sur de nuestra Capital, nos cuenta que es  una persona que no recibe agresiones, ni insultos, ni reclamos. “No me he ido del partido, no he traicionado ideologías, ni promesas de campañas”, sostiene.

“Estoy conforme con mi manera de actuar en política, que es una actividad complicada para salir ileso de ella”.

Padre de Micaela, Sol y Nicolás. Ellos son su debilidad, aunque nos confiesa que con el que más tiempo pasa es el varón, tiene trece años y comparten todo. Pero sus dos hijas son sus guías y Micaela trabaja junto a él en la legislatura.

Los recuerdos de su infancia

Claudio Viña nació en una familia típica. Un barrio cerca de la Plaza Belgrano, por calle Bolívar. Cuando cumplió los trece años, su familia decidió mudarse al centro de la Capital tucumana.  Hijo de un padre dedicado al comercio, nos comenta que tuvo una infancia muy feliz, tranquila y sin contratiempos. Orgulloso de haber tenido una familia consolidada, con buenos hábitos de convivencia y que, gracias a Dios, nunca les faltó nada. “Mi padre nos pudo dejar encaminados en la vida, en mi caso con una profesión y en el de mi hermano, con el comercio”, comenta.

Inevitable para Claudio acordarse de su padre: “Ya no lo tengo, entonces uno se aferra más a esos recuerdos vividos”.

“Me acuerdo que el fútbol y viajar nos unía mucho. Ir a ver a Boca Jrs. en la Bombonera, era lo mejor. Estas situaciones te marcan para toda la vida”, añora Viña y luego, con una mirada picaresca,  rememora que a pesar de ser un niño, iba al negocio de su padre no tan sólo a trabajar, sino a “molestarlo”.  “Me fue formando en eso porque también estuve una gran parte a cargo del negocio cuando él falleció. Después me dediqué a la profesión, a la política y la librería la dejé de lado porque ya no podía abarcar tanto”, detalla.

En cuanto a su madre, Monona, como suelen llamarla, es una gran compañera actualmente. “Ella me critica todo y también me alaba, según su óptica. Es mi fiel militante. En época de campaña, pone los votos en su cartera y a donde va difunde mi propaganda. Es más bussista que yo”, expresa con una sonrisa.

Su ingreso a la política

La carrera política de Claudio tuvo dos grandes momentos. En 1998 ingresó como funcionario en el Gobierno de Antonio Bussi. En ese entonces, ocupó el cargo de Secretario General de la Gobernación. “El debut fue con un cargo muy importante, fue entrar a un escenario de alta exposición”, recuerda. Luego de dos años, retomó su actividad profesional en su estudio contable.

Tiempo después, en el 2003, se presentó como candidato a concejal en un acople junto a José Constanzo que se postulaba para legislador. “Desde ese momento, me dediqué plenamente a trabajar para la sociedad tucumana, tres períodos como concejal y ahora como legislador”.

Por qué Ricardo Bussi como compañero político

Elegir un par para transitar la carrera política es un gran desafío del que puede resultar un éxito o un fracaso. La unión entre los dos dirigentes parece estar encaminada para la primera opción. “Mi familia en general era muy afín al partido liderado por el padre de Ricardo. Cuando me convocan en el 98’ fue en realidad por conocidos en común. No nos conocíamos personalmente, tenemos la misma edad, así que nos empezamos a relacionar y luego él me propone ingresar a esa estructura de Gobierno”, recuerda quien en las últimas elecciones se postuló a la intendencia acompañando el deseo de su compañero de llegar a la Gobernación.

La política como estilo de vida

Pudiendo dedicarse a su carrera como contador, la política pisa fuerte en la vida de Claudio Viña.

“Me genera mucha esperanza que pueda cambiar la calidad de vida de la gente, para mejor”, indica y agrega que en muchos casos eso se deja de lado, priorizando lo personal. “Se enrarece lo público y la actividad del político se ve muy denostada”, explica.

¿Cómo hacer de la política una herramienta transformadora? Claudio cree que “encararla bien puede transformar socialmente al ser humano y ponerlo en una relación con el Estado y con sus pares de la mejor manera posible”.

Es muy común escuchar que ni la política y tampoco los políticos son perfectos, sin embargo, difícil oír opiniones sobre cómo mejorarla. El legislador entiende que manejar lo público requiere de un trabajo muy delicado, responsable y controlado por el sistema y en caso contrario se debería “castigar los malos actos dentro de la política”.

Un gran observador

Claudio siempre se caracterizó por ser un gran veedor de lo que sucede tanto en el municipio capitalino, como en toda la provincia. Por eso, actualmente, Germán Alfaro en la ciudad y Juan Manzur como gobernador, no pasan desapercibidos en la vida cotidiana del legislador bussista.

Según Viña, la ciudad hace años es un caos: sucia, rota, con vehículos desparramados en todos lados y que circulan en cualquier dirección, con motos que violentan todas las normas y toda esa responsabilidad se la delega al discípulo de Domingo Amaya.

En cuanto a la provincia, Manzur tampoco se salva del ojo crítico aunque Viña dice no perder las esperanzas en que cambie el sistema político provincial. “Lo veo totalmente quedado, sin protagonismo propio. Un gobernador, que por las circunstancias en las que arrancó, es como un celular sin crédito. Es un mandatario consumido por cuestionamientos judiciales y electorales. Esto lo golpeó mucho, pero creo y no pierdo la fe de que saldrá de esta situación”.

Sobre Macri, comenta que lo ve bien y que tiene fe que hará ese “cambio” que tanto prometió.

Mauricio Macri empezó como esos técnicos de la selección que llegan al equipo, en este caso el país, y convocan a todos los que quiere la gente. Bueno, ahora tiene que jugar”, expresa el compañero de Bussi.

Finalmente, otro actor que no podía faltar es el Papa Francisco. En las últimas semanas se lo golpeó demasiado por la forma en que recibió a Mauricio Macri y su comitiva en su oficina del Vaticano. “Esa visita se la vendió como que fue mala, como que no fue atendido como a otros mandatarios. Creo que hay que  tener una relación cordial con el Vaticano en cuanto a Estado. El  Papa nos genera a todos devoción por su figura, su impronta y porque es argentino. Pero como Estado se debe tener una relación normal y  no sobrecargar ni sobreactuar la relación con él. No nos olvidemos que es el representante de Dios en nuestra tierra”.

Para navegar en las aguas turbulentas de la política no hay mejor brújula que tener los principios individuales claros y más importante aún es ser fiel a ellos.

La política no es perfecta, como no lo es ninguna institución. Sin embargo, esto no significa que quienes hacen política no puedan aspirar a ideales por los cuales dedicar una vida entera. El mejor político es aquel que cree en algo que vaya más allá de sí mismo y pone al servicio de ese fin todo el pragmatismo de la política. Y es por eso que podemos dejar por sentado que Claudio Viña es una persona políticamente correcta.

Ignacio Palma Rojas
¿Qué te pareció la nota?
Etiquetas de esta nota:
{NOMBRE DE LA ETIQUETA}
Dejá tu comentario:
Mediante Vo-Ve
Mediante Facebook
Términos y condiciones de publicación
(0) Comentarios