El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Desde dentro

Un Rugbier en el Concejo

La vida de José Macome giró en torno al rugby y, por un hecho desafortunado, se involucró en la política. Conocé la historia que lo llevó a dar un cambio tan contundente en su vida.

Macome en su pequeña oficina / Foto Facundo Fadda

El sol cubre Yerba Buena, los árboles lucen más verdes que de costumbre y el calor se hace sentir. El Honorable Concejo nos espera, un edificio envejecido por el paso de los años es el lugar de trabajo de los ediles que tienen en sus manos el futuro de la “Ciudad Jardín”.

Una pequeña oficina nos espera, en su interior se encuentra José Macome, concejal electo en las pasadas elecciones provinciales. Sus ayudantes lo acompañan y nos reciben de manera muy grata. Detrás de ellos se acerca nuestro entrevistado. Una pequeña charla se da previo a la entrevista y el grabador empieza a funcionar.

Su sitio de trabajo fue remodelado a pulmón y con mucho esfuerzo. Un cuadro y una cruz decoran su pared, un enorme escritorio se encuentra presente en el centro de la oficina con un mapa del municipio en él y una pequeña ventana nos da una vista privilegiada del cerro San Javier.

Una infancia entre hermanos

Nació en 1976 en la provincia de Buenos Aires y vivió en la ciudad de Bella Vista hasta los cuatro años. Sus recuerdos en el centro del país son muy pocos. Es el octavo hermano de 14, entre los cuales, diez eran hombres y el resto niñas. Su padre se dedicaba a la investigación médica pero Macome informa que no era bien pagada. Por este motivo, decidieron mudarse a Yerba Buena y probar suerte en la provincia.

Tras vender una finca en Buenos Aires, compraron una en Tucumán y su padre se dedicó a la producción en ella.

En cuanto a la adaptación, no le costó debido a su corta edad, sus recuerdos en familia son muy buenos y señala que la relación siempre fue positiva. Vivían en una casa grande con sus padres. No tenían otros parientes en la zona, pero con 14 hermanos no era necesario. Entre sus actividades favoritas, recuerda los deportes que practicaba.

Inició sus estudios en el Colegio Sagrado Corazón, sin embargo, en tercer año pasó al Colegio San Patricio, donde finalizó la primaria y secundaria. Paralelamente, comenzó a entrenar en Tucumán Rugby, donde su amor hacia la ovalada florecía.

Intentó estudiar en la Universidad, pero el destino lo llevaría a convertirse en una figura del rugby tucumano.

De Tucumán para el mundo

El deporte es una gran marca en su vida. Empezó a entrenar a muy temprana edad en Tucumán Rugby, equipo que lleva tatuado en el corazón. Con el club, logró el título de campeón tucumano.

Con el paso del tiempo, una oferta llegó de la mano de Sergio Cerioni, exjugador de Los Tarcos y actual representante. Su llamada lo llevó a Europa y a convertirse en un rugbier profesional.

Su debut fue en Italia, cerca de Nápoles, y recuerda ese partido. No por el resultado, pero sí por su desempeño en la cancha. “Fue difícil porque no hablaba italiano y acá era una persona que hablaba mucho en la cancha y no podía dar indicaciones. Eso hizo que me concentre más en el juego que en comunicarme”, rememora.

Luego de un paso de dos años por el país de la bota, se trasladó a Francia, donde jugó hasta finalizar su carrera. Vistió la camiseta del Rouen y del Montluçon. Su paso por el viejo continente no tuvo trofeos, pero sí una experiencia que lo llenó de amigos y aprendizajes.

Vale destacar que formó parte de los Naranjas en los años 1998, 1999 y 2000. Pero su carrera en el rugby no finalizó como jugador. Su amor por el deporte continuó y comenzó su desempeño como entrenador.

En su nuevo puesto, dirigió al seleccionado tucumano y logró el campeonato argentino de 2013 y 2014. El año pasado, se dedicó a su campaña política, pero espera poder volver a entrenar en el 2016. Esta vez en las divisiones menores del Verdinegro de Yerba Buena.

El paso a la política

A un año de su paso por el viejo mundo, sufrió un hecho desagradable. Mientras se encontraba trabajando, hombres armados irrumpieron en su hogar robando. La situación fue muy traumática para su familia y decidió involucrarse en busca de mayor seguridad para todos.

En esta etapa de su vida, decidió organizar marchas al edificio municipal, a la comisaría y, finalmente, a la casa de quien fuera el goberanador, José Alperovich. En esas marchas conoció al actual intendente, Mariano Campero, quien en ese tiempo se desempeñaba como edil de Yerba Buena.

Las palabras de Campero fueron fundamentales para involucrarse y, en el 2014, tomó la decisión de buscar un puesto en el Concejo. Lugar al que accedió tras ganar en las elecciones con el partido Cambiemos Yerba Buena. Confiesa,entre risas, que el nombre fue elegido antes que la asociación formada a nivel nacional.

Es su primera gestión y sostiene que van a trabajar por un mejor municipio para todos. En este sentido, indicó que su objetivo principal en la política es lograr la transparencia que todos los yerbabuenenses se merecen.

La familia siempre acompaña

En el año 2008, mientras jugaba en Europa, decidió casarse con Jimena Peñalba. Con ella tuvo una hija a quien llamaron Emilia. El apoyo brindado por ambas fue fundamental para avanzar en cada decisión tomada.

Sin embargo, no fue el único apoyo de su vida, Dios es una parte muy importante y sus palabras lo expresan claramente: “Dios es todo, estamos aca de paso y si hacemos la cosas bien llegaremos al premio mayor. Soy religioso y muy practicante. Es el fin que tiene mi vida”.

Por otra parte, su amor por el deporte también se traslada para el fútbol y señaló que es hincha de River, sin embargo, prefiere la ovalada.

Entre otra de sus actividades, Macome indica que tiene una inmobiliaria. La sociedad con uno de sus hermanos lo llevó a formar la pequeña empresa y comenta que es un trabajo que le gusta mucho.

Sus diferentes actividades convirtieron a José Macome en una persona muy conocida en Yerba Buena y en en el resto de Tucumán. Sus logros en el deporte lo transformaron en un rugbista muy conocido por los amantes del Rugby. Asimismo, su carrera política recién empieza y espera cumplir con sus objetivos. Entre sus valores, se considera constante, tranquilo y una persona que siempre deja todo para lograr sus objetivos.