El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Vida política

“Ser Bussi no es fácil”

La vida de Ricardo Bussi y su carrera a lo largo de sus años lo convirtieron en un personaje reconocido de la provincia. Conocé su historia.

Ricardo se desempeña por primera vez como concejal / Foto Facundo Fadda

Todas las mañanas ocupa su oficina en el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán, lugar escogido para transmitir su historia. Un pequeño juego de sillones en un extremo parece ser sitio de reunión, hacia el otro lado se encuentra Ricardo Argentino Bussi. Sentado en su escritorio saluda de manera muy cordial. Su sitio de trabajo se encuentra repleto de expedientes y ordenanzas: explica que, en todos sus años de política, es su primera vez como Concejal y está estudiando para entender de mejor manera algunas cosas. Una pequeña charla da comienzo a la entrevista.

La infancia al compás de su padre

Ricardo Bussi nació en Kansas, Estados Unidos. Su padre, Antonio Domingo Bussi, se encontraba haciendo un curso en  Fort Leavenworth. A los tres meses del nacimiento, regresó al país. Vivió gran parte de su niñez en Buenos Aires, sin embargo, al jardín de infantes lo realizó en Tucumán. El resto de su vida primaria transcurrió en el Colegio Guadalupe de la ciudad de Palermo.

En el año 1976, con el inicio del Proceso de Reorganización Nacional, su padre fue nombrado interventor de Tucumán. Ricardo avanzó con sus estudios en el Instituto San Miguel. En ese entonces, recuerda que su vida era muy complicada. “La situación en la provincia era muy violenta, vivíamos con mucho miedo y éramos amenazados constantemente”, comentó.

Ricardo recuerda que vivía en los monoblocks de 25 de Mayo y Sarmiento, lugar en donde tenía su grupo de amigos y del que no se alejaba por la situación que atravesaba la provincia. Continuó el tercer y cuarto año de bachillerato en Buenos Aires y finalizó el secundario en Córdoba, siempre siguiendo el destino que le amparaba a su padre.

Finalmente, se recibió de abogado en la Universidad Belgrano y luego cursó Psicología pero no pudo terminar sus estudios debido a su trabajo y familia.

En cuanto al peso de su apellido, indicó: “Ser Bussi no es fácil”. Ricardo cuenta que hay gente que lo ama y otras personas que no lo quieren por ser un soldado que actuó en una “guerra”. Añadió: “La gente me juzgaba sin conocerme, para bien o para mal; sufrí mucho el prejuicio de las personas”.

Su desempeño político

La carrera política de Ricardo inició como asesor de Gabriel Feris, Senador Nacional por Corrientes, de quien aprendió mucho para avanzar en sus conocimientos. En el 1987 regresó a Tucumán en búsqueda de testigos que demostraran la inocencia de su padre. En este sentido, Ricardo confiesa que los juicios contra su progenitor los vivió con mucha angustia, debido a que considera que los jueces actuaron amenazados y bajo presión, desde la reformación del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). La modificación mencionada fue realizada por Cristina Fernández y plantea una mayor participación de la política en los jueces.

Por otro lado, en 1988 consolidó la formación Fuerza Republicana junto con su padre. “Es un partido reivindicatorio de lo que fue el proceso en Tucumán. Tomó una referencia liberal constitucionalista que mantiene sus lineamientos”, explicó.

En cuanto a sus cargos, Ricardo pertenece a un cargo hace 18 años de manera ininterrumpida. En 1997, inició como Diputado Nacional, puesto que mantuvo hasta el 2003, debido a que logró la reelección. Luego, y de manera inmediata, se desempeñó como Senador Nacional hasta el 2007. Seguidamente fue electo como Legislador provincial, banca que ocupó en dos mandatos hasta 2015. Actualmente ocupa una banca en el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán.

Finalmente, Ricardo Bussi fue candidato a Gobernador de Tucumán en cuatro oportunidades. Sin embargo, no pudo conseguir el puesto.

La familia: un apoyo incondicional

Actualmente, Ricardo está divorciado y tiene 3 hijas mujeres con las que que tiene una relación, que califica como hermosa. Además, siempre siente que tuvo el apoyo necesario para continuar con sus proyectos.

En cuanto a sus hijas, confiesa: “Son mi vida, lo más lindo que tengo, todo lo que hago lo hago mirando a ellas”. Añadió, que cuando tiene dudas piensa en ellas, en cómo explicar su conducta y elige de manera criteriosa. Por otra parte, Bussi puede afirmar que mantiene una excelente relación con su exesposa, Marcela Fabrizzi.

Sin embargo, no todas las relaciones en su familia son buenas, Bussi no tiene contacto con su hermano, Luis. Tuvieron un distanciamiento porque cuando Luis regresó de Buenos Aires, lo hizo para buscar una salida laboral en la política, Ricardo no estaba de acuerdo pero cedió ante la presión familiar.

“Luego de postularse, Luis obtuvo el puesto de legislador. Al día siguiente comenzó a disputarme el liderazgo del partido, lo cual me hizo enojar”, relata. Finalmente, competimos, perdió y se alejó del entorno. Actualmente se encuentra viviendo en Tucumán.

Amante del deporte y la lectura

En su tiempo libre, Ricardo practica skysurf, una especie de sky sobre agua propulsado por parapente. Además, agrega que en invierno lo practica en El Cadillal y en el verano en Tafi del Valle, aunque también en la playa.

Por otro lado, es un gran amante del fútbol,  reconocido como hincha de Boca manifiesta su alegría por los campeonatos conseguidos por el equipo xeneize. Sin embargo, no sólo mira fútbol, también lo practica. Indicó que todos los fines de semana juegan a la pelota en el torneo de la Asociación Deportiva de Profesionales Universitarios de Tucumán (Adput), campeonato ubicado en San Andrés.

Otro de sus hobbies es leer: se reconoce como un gran lector de psicología, historia de Argentina y sobre el prócer argentino, José de San Martín. Finalmente, la música es un elemento que siempre mantiene presente, principalmente el pop internacional. Estilo que se oye de fondo mientras conversamos sobre su vida.

La persona y el futuro

Su referente en la vida es el expresidente de la Nación, Bartolomé Mitre, debido a que el fue el encargado de organizar el país y sentar las bases de lo que hoy somos.

En cuanto a Tucumán, Bussi sueña con una provincia ordenada, donde la policía sea el brazo fuerte del Estado, sea respetada y temida por los delincuentes. Además, sostiene que quiere un Tucumán con políticos serios que enorgullezcan a los ciudadanos.

Finalmente, se autodefine como una persona seria que estudia mucho, cuyos proyectos son bien fundamentados. Además sostiene que no tiene nada de qué arrepentirse, ya que nunca votó en contra de sus convicciones.

Esta es la vida de Ricardo Bussi, con una infancia cargada de responsabilidades y dirigiéndose constantemente por los destinos que guiaban a su padre, con convicciones fijas y con un único objetivo de cara al futuro: un Tucumán mejor para todos los ciudadanos.